La valorización de  los territorios americanos, desde los inicios de la colonización en el siglo XVI constituye ante todo un medio de proveer los mercados europeos de productos tropicales. De este modo, en esas nuevas posesiones compuestas de grandes superficies agrícolas, se instauró un "sistema de plantación", que requería una mano de obra abundante para desbrozar parcelas, preparar las tierras, la siembra y las cosechas. La solución aceptada fue recurrir a una mano de obra servil, dócil, juzgada apta para realizar trabajos penosos, en condiciones climáticas difíciles.

 

BUSCANDO NUEVOS BENEFICIOS

 

El comercio triangular comienza a organizarse a partir del siglo XVI (900.000 personas), para amplificarse durante los siglos XVII (de 3 a 4 millones) y XVIII (de 7 a 9 millones). De este modo, cerca de 80.000 personas son desplazadas cada año desde África hacia América. El transporte de las mismas se organiza  a partir de los grandes reinos europeos: Francia, Inglaterra, Portugal y España, para realzar sus imperios coloniales en el Caribe y en América.

 

EXPEDICIONES DE ENTRE 15 Y 18 MESES

 

Se establece en el Atlántico un circuito triangular. Los mercaderes procedentes de Europa intercambian alcohol, armas, telas y productos de pacotilla, por esclavos, en África. Después  van a las Antillas para vender los esclavos y regresan a Europa con mercancías tropicales (azúcar, cacao, café, índigo...). Se necesitaban entre 15 y 18 meses para realizar los trayectos entre continentes, incluyendo las negociaciones en África, en el Caribe y en América del Sur. Las escalas podían durar de algunas semanas hasta seis meses y convertían este tipo de comercio en algo tan aleatorio como arriesgado para los armadores.



 

The Slave Ship :
The slave trade developed very quickly and was considered to be a commercial activity like any other. It was subject to strict regulations due to the nature of the “merchandise.” Certain kingdoms began to take an interest in the trade, and chartered Companies to create trading posts along the coasts of Africa. Port cities including Nantes, Bordeaux, Liverpool, and Lisbon began chartering ships to transport people and merchandise: slave ships. According to Boudriot (…), such ships were carefully designed: “To successfully carry out such business (the slave trade), 300- to 400-ton ships with 10-foot holds and 4’ 4” of room between decks or below deck were used. This made it possible to store enough water for the human cargo and the crew, and allowed slaves to be arranged in two stacked rows in steerage.”

El comercio triangular 

Un poco de historia > El comercio triangular
Imprimer la page